Locura



locura

Al entrar al bosque, sintió sed
Paró en un lago a saciarse,
Y en las aguas pudo ver un
Espíritu que le dijo que le enseñaria
El futuro.

Y vio aquel hombre de Bremen,
Los coches, los móviles, la histeria cotidiana,
Las guerras, la contaminación,
Los pisos de 10 metros cuadrados.

El hombre envejecio de golpe,
El pavor lo sumio en una locura
Que lo hizo saltar a su caballo,
Del que no quiso bajar hasta su aldea.

Conocedor del mal de Casandra,
Y de que nadie lo creería,
Guardo silenciosamente su visión,
Y fundó la Orden de San Pedro,
Para intentar poner puertas al futuro que
Llegara y que nunca pasara.

La orden continuó su lucha,
Desigual contra un mundo que a gritos pide,
Autolesionarse.

Anuncios
Categorías:pensamiento, poesía

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: