Archive for ‘feminismo’

#madres

No hay nada en el mundo del arte como las canciones que cantaba mamá

Billy Sunday

Madres victoriosas, cultivas, legan
sin descuidarse de ser mujeres,
trabajadoras, compañeras.

Madres que reciben balazos
de sus hijos, que esperan,
pacientes, sonrientes.

Madre que siempre está
a pesar de los golpes de la vida,
para ofrecer su ala.

Madre, que pintas el mundo,
de colores, mujer que se sacrifica
y comparte lo que sabe.

Todas las madres,
todos los sueños y la poesía
vienen de sus vidas.

Del amor, de sus pasiones,
de sonrisas primero de niña,
mujer mas tarde, madre, abuela.

Conmemora su valor, su entrega
en días estos difíciles, recuerda
que siempre habrá alguien que te quiere.

A la mujer que sufre

Tienes que aprender a dejar la mesa cuando el amor ya no se sirve. - Nina Simone

Soy el hombre que te miente,
y te susurra dulzuras al oido,
que amas y que te mira a veces
con desprecio.

Soy el hombre que usa tu fragilidad
como herramienta útil,
que sabe elevarte y hundirte,
leo en tus sueños y en tu inseguridad.

Soy el hombre que te ve hacer
siempre más, que no sale de su sitio
como hombre, el que le dijo
su padre y su abuelo.

Soy el hombre que te llamo puta,
que no escuchaba, que cambiaba
de tema y que no soportaba a tus
amigas.

Soy el hombre que te lleva
a sitios que acabas amando por amor,
soy el hombre que te pierde de tí misma
y te forja en otra diferente.

Soy encarcelador de tus poderes,
que ponen en jaque a los míos,
duerme sabiendo que no te merece,
pero te pide exigentemente niños.

Soy el hombre que te dice
que la culpa es tuya,
y que no tolera tu ansiedad
porque no es lógica.

Soy el hombre que no sabe
de emociones ni de nanas
al corazón cuando no tienes
fuerza para entenderte.

Soy el hombre que piensa
que tiene más carácter por
ser hombre, que no valora tu
coraje.

Soy el hombre que debería
llevar este mensaje en la solapa
antes de que puedas acostumbrarte
a humillarte.

Soy el compañero que nunca
quisiste, el amante egoista
y la farsa que cuentas a tus
padres.

Soy tu autoengaño,
tu miedo a dejarme.

Soy el hombre que te dice
todo esto en un papel de bar
esperando que al volver por la noche
ya no estés en casa.

Soy el hombre que
te llorará cuando marches,
y que guardará las flores de amor
para ponerlas en tu sepultura
incapaz de dartelas en vida.